#TemazoThursday: "Judas" de Lady Gaga | Por Marlene Rivas.

 'Judas'

Lady Gaga

de 'Born This Way'

2011


Hace unas semanas se celebró el décimo aniversario del mítico "Born This Way" de Lady Gaga y pareciera que el álbum ha derrotado la prueba del tiempo para convertirse en un clásico del pop. Aunque diez años es relativamente un tiempo muy breve para decir qué marcó a una generación, es innegable la aportación de Gaga para acompañar, visibilizar y sonorizar varias luchas del colectivo LGBTIQ+. 

Si nos colocamos en el 2011, año en que el álbum fue lanzado, todavía faltaban cuatro años para que el matrimonio entre parejas del mismo sexo fuera legal a lo largo y ancho de Estados Unidos, hecho que finalmente fue posible en junio del 2015. Si nos ubicamos en México, a inicios de la década pasada esto solo era posible en la Ciudad de México y con el paso de los años, solamente 19 estados más han legislado en favor de ello de los 32 que conforman nuestro país. 

Si hablamos de personas trans, queer o no binarias, apenas en los últimos años se ha dado más visibilidad a estos grupos, incluso dentro de la comunidad y todavía falta un largo camino por recorrer.

Portada de "Born This Way" (2011).

A pesar del panorama tan accidentado, el impacto cultural que "Born This Way" (como álbum y como sencillo) tuvo y sigue teniendo, continúa haciendo eco. Por ejemplo, la canción que le da nombre al álbum se ha convertido en un himno de aceptación y empoderamiento para miles de miembrxs de la comunidad y ha sido también bandera de muchas marcas e iniciativas, en un intento por promover la inclusión de alguna manera.

 

Sin embargo, a pesar de que este track es la carta obvia para incluir en las conmemoraciones del mes del orgullo, esta vez toca explorar la fuerza discursiva de "Judas", el segundo sencillo del álbum en cuestión. Y es que, si bien "Born This Way" ha sido un himno de reafirmación plagado de optimismo surgido de la imperiosa necesidad de pertenencia y unión, es "Judas" la antítesis completa de ello y vale la pena recorrer los entramajes sombríos de la canción.

Iniciando con la carga de significado alrededor del nombre, Judas fue el discípulo que encarnó la traición y la mezquinidad en el catolicismo y Gaga toma esta figura para resignificarla dentro de su imaginario, aquel universo dual en el que ella era al mismo tiempo la excéntrica estrella pop acechada por la prensa en cada movimiento que hacía y el ser humano que desafiaba todos los días las secuelas de los abusos, adicciones y relaciones fallidas de su pasado. 

En consecuencia, "Judas" se convirtió en la representación de la faceta más oscura y deleznable. Aquella cuyo poder hace vacilar y flaquear y seduce incluso a los espíritus más fuertes para caer y volver caer en la autodestrucción. Gaga supo resumir esto en uno de los estribillos más potentes del pop de los últimos años, en el cual además, con un sutil juego de palabras, donde"Judas" se traslapa con el pronombre "You", se brinda a todxs lxs oyentes la oportunidad de elegir a su propio Judas. 

I'm just a holy fool, oh, baby, it's so cruel
But I'm still in love with Judas, baby
I'm just a holy fool, oh, baby, it's so cruel
But I'm still in love with Judas, baby

En mi caso, mi "Judas" no resultó ser que me gustaran las mujeres, sino el hastío y la vergüenza que los cuestionamientos, incredulidad y miradas lascivas del otrx me generaban. En ese entonces, el tema solamente pude platicarlo con poquísimas personas y una de mis rocas más grande fue la música, particularmente este disco, especialmente esta canción.

En el video de "Judas" se ve como Gaga representa a María Magdalena, y se encuentra dividida entre seguir ciegamente a Jesús y hacerle frente a Judas. Hacia el final del video es lapidada como daño colateral de la batalla entre el bien y el mal. 

Fotograma del video de "Judas".

Haciendo un símil simplista entre lo retratado en el video y las batallas que a unx le toca enfrentar, unx siempre espera tener un desenlace más optimista y sobre todo, llegar a poder aceptar la coexistencia del "bien y el mal", es decir, aceptar que la experiencia humana está plagada de claroscuros y que con mucha suerte, resistencia y consciencia podemos salir bien librados. 

Hoy, a 10 años del lanzamiento del álbum y del sencillo, me siento profundamente afortunada de que hayan tenido tanto impacto en mi y hayan contribuido a formar y afianzar mi identidad y que al igual que yo, mucha gente haya podido encontrar un refugio en la música y videos de Gaga y que su eco se siga replicando a través de las nuevas generaciones de artistas, como particularmente lo ha declarado King Princess o a través de creaciones que siguen desafiando los estigmas sociales como el video de "Montero (Call Me By Your Name) de Lil Nas X. 

Comentarios