#TemazoThursday: “What’s Love Got To Do With It” de Tina Turner I Por René Amador

"Whats Love Got To Do With It"
Tina Turner
De 'Private Dancer'
1984


1983

Tina Turner, una leyenda del R&B, más de dos décadas de exitosa carrera siendo una energética intérprete y prodigiosa vocalista, con el título bien merecido de La Reina del Rock & Roll. 

1983

Tina Turner, una mujer que huyó de un esposo abusador con menos de un dólar en el bolsillo. Una artista sin contrato de grabación rechazada por más de 20 sellos discográficos y condenada a presentarse en pequeños teatros para mantenerse a flote.

1984

Tina Turner, Roger Davies, John Carter, “What’s Love Got To Do With It”, “Private Dancer”, UN MILAGRO.


Soul Survivor

La historia de “What’s Love Got To Do With It” no estaría bien contada si no explicáramos por qué su triunfo fue toda una proeza y para ello tenemos que remontarnos a los inicios de la carrera de Anna Mae Bullock, quien en 1957 comenzó a presentarse junto a un músico llamado Ike Turner. En 1960 lanzaron su primer hit “A Fool In Love” con el proyecto que ahora se llamaba Ike & Tina Turner (un cambio de nombre artístico que Anna jamás autorizó). A partir de ese momento el éxito no los abandonaría, consiguiendo 20 entradas en el Billboard Hot 100 (sencillos) y 12 en el Billboard 200 (álbumes), además de consolidarse como un imperdible acto en vivo.

Sin embargo, el éxito tiene un precio y para Tina el triunfar como cantante y performer cobró una cuota muy alta. Tina había contraído matrimonio con Ike en 1962 y lo que en un principio parecía un sueño se convirtió en una pesadilla, pues más que un matrimonio su relación se convirtió en esclavitud. La cantante estaría subordinada completamente ante Ike, quien dictaba las decisiones artísticas y laborales del proyecto a su antojo, y quien además recibía todos los beneficios económicos. Aún más alarmante era la violencia física, psicológica y sexual de la que Tina fue víctima durante su matrimonio. 

En 1976, después de un fuerte altercado en medio de una gira y con apenas 36 centavos en efectivo, Tina huyó del hotel donde se hospedaban desesperada por su supervivencia y con ello puso fin a Ike & Tina Turner, la pareja artística y sentimental. Para evitar la ira de Ike la cantante tuvo que esconderse viviendo con amigos e incluso tuvo que trabajar como empleada domestica para subsistir. En el final de la década Tina trató de establecerse como solista con “Rough” y “Love Explosion”, sin embargo, ambos fracasaron rotundamente, lo que ocasionó que perdiera su contrato de grabación.

(Ike & Tina Turner en la portada de la revista Rolling Stone. Tina fue la primera mujer y la primera persona de color en aparecer en la portada).

Better Be Good To Me

Con una carrera cayendo en picada y con las deudas acumulándose, Tina se las ingenió para mantenerse a flote presentándose en pequeños escenarios. Su fuerza escénica no se había ido a ningún lugar y con ella logró captar la atención exactamente de quienes ella buscaba, Lee Kramer y Roger Davies, una importante dupla de managers. 

Con su talento y la ambición de reclamar su trono, Turner convenció a Davies de manejar su carrera en pro de modernizar su propuesta hacia las nuevas audiencias. Davies rejuveneció el sonido y la apariencia de Turner, lo que comenzó a movilizar a la prensa y a atraer oportunidades  (la invitación a colaborar con British Electronic Foundation en la canción “Ball Of Construction” que gozó de moderado éxito en Europa, una aparición junto a Rod Stewart en Saturday Night Live y fungir como acto de apertura para los Rolling Stones). 

El rumor de una “nueva” Tina Turner comenzó a rondar y  el universo hizo lo suyo, que sería sumar a John Carter a esta ecuación. John Carter trajo nada más y nada menos que un contrato de grabación con Capitol Records. Sin embargo, dicho contrato estuvo en la cuerda floja especialmente cuando la disquera cambió de directivos. Carter tuvo que implorar de rodillas para que el proyecto no fuera tirado por la borda. Finalmente se acordó la publicación del álbum, sin promoción ni nada que implicara una inversión mayor. 



Show Some Respect

Un contrato con el mínimo de apoyo no fue el único obstáculo para el gran regreso de Tina Turner. Como una intérprete de 44 años con posibilidades ínfimas de triunfar, conseguir composiciones se convirtió en una misión imposible ya que los autores le negaban sus canciones puesto que estaban en espera de que alguien más rentable como Madonna, Cyndi Lauper o Michael Jackson les pusiera voz. 

Ni Davies, ni Carter y mucho menos Tina se rendirían ante esto y sacaron dos ingeniosos ases de su manga: primero apelar a covers y después a piezas que habían estado cambiando de dueño sin encontrar un hogar. Del primero de ellos nació “Let’s Stay Together”, versión del clásico de Al Green producida por British Electronic Foundation (proyecto alterno del grupo Heaven 17 formado por ex miembros de The Human League). Esta versión lanzada como adelanto del nuevo disco alcanzó gran popularidad en Inglaterra y Estados Unidos con lo que Capitol Records comenzó a ver con más optimismo y a dar más apoyo a la artista.

El segundo as por otro lado traería aún mejores frutos; De él llegaría un tema importantísimo. Una canción escrita por Terry Britten y Graham Lyle que navegó por muchos estudios hasta estancarse en el de Donna Summer, quien nunca la grabó. Esa canción llegó a manos de Tina Turner y fue lanzada como sencillo al tiempo que se estrenaba el álbum llamado “Private Dancer”. Esa canción cambió por completo la carrera (y la vida) de Tina Turner. Dicha canción fue “What’s Love Got To Do With It”.


Taking On a New Direction

El 26 de febrero de 1985 fue la noche de coronación para Tina Turner. En la vigésimo séptima entrega de los premios Grammy, tras una ovación de pie por su presentación en vivo, se alzó con la estatuilla a Mejor Interpretación Pop Vocal Femenina, Grabación del Año y Canción del Año por “What’s Love Got To Do With It”, que unos meses antes antes había llegado al número uno del Billboard Hot 100. Estos eran logros que Turner no había alcanzado jamás, ni siquiera junto a Ike. 

Y eso era solo una pequeña tajada del pastel con el que una Tina de 44 años sació su hambre de éxito. “Private Dancer”, el álbum, fue recibido con excelentes reseñas y el éxito de sus sencillos lo llevó a vender 10 millones de copias a nivel mundial. Gracias a esto la cantante enamoró a una nueva generación, continuando una triunfante carrera por mucho más tiempo. 

Hoy Tina Turner se ha retirado de los escenarios para vivir en la tranquilidad de su hogar en Suiza, con la satisfacción de ser una de las artistas con mayores ventas en la historia (100 millones de discos), de mantener el Record Guinness al concierto de una solista femenina con mayor audiencia en la historia (Estadio Maracaná en Brasil en 1988 con 180 000 asistentes) y ser un ejemplo de perseverancia y superación. 

“What’s Love Got To Do With It” por su parte se mantiene como una de las canciones más emblemáticas  de la década de los ochenta y de vez en cuando reaparece en las listas siendo versionada o sampleada por jóvenes intérpretes como Warren G, Adina Howard, Wyclef Jean, J Cole o más recientemente Kygo con una exitosa revisión en clave electrónica. 

Para muchos escuchas del 2021, “What’s Love Got To Do With It” podrá ser un simple éxito de los ochenta que esporádicamente aparece en sus playlist, sin embargo, hay canciones que son triunfos y “What’s Love Got To Do With It” es una gran victoria para una sobreviviente, una reina y una  de las artistas más impresionantes que han pisado este planeta; Pero sobre todo lo es para una mujer que venció todos los prejuicios, las tragedias y las dificultades para demostrar al mundo que es la verdadera reina del Rock & Roll. 

La industria musical y el público son la viva encarnación de la deslealtad y para ejemplo de ello existen cientos de artistas que un día se vieron en los cuernos de la luna y al siguiente una caída en picada los sepultó varios metros bajo tierra. Sin embargo, entre dichos ejemplos también existen casos milagrosos de intérpretes que a base de sangre, sudor y lágrimas remontan y logran llegar incluso más alto que antes: Así es como se erigió la leyenda de la gran Tina Turner. 



Anexo: 

La vida de Tina Turner fue llevada a la gran pantalla en 1993 en el aclamado filme “What’s Love Got To Do With It”.

Comentarios