#TemazoThursday: "Teenage Dream" de Katy Perry | Por René Amador y Marlene Rivas.

‘Teenage Dream’
Katy Perry
de ‘Teenage Dream'
2010


La adolescencia es un tópico recurrente en la industria del entretenimiento y la cultura pop. La explotación de esta etapa del desarrollo humano ha llevado incluso a la creación de subgéneros del arte, tales como la comedia adolescente en el cine (‘Pretty In Pink’, ‘Clueless’, ‘Mean Girls’, etc.) o el Teen Pop en la música. 

Quizá la ingenua pero genuina ilusión por el futuro, tal vez la efervescente rebeldía y muy probablemente el hambre de comerse un mundo lleno de infinitas posibilidades son los sentimientos que buscan plasmarse en las numerosas creaciones que inundan los medios. De entre todas estas existe una que ha logrado mantenerse una década como la manifestación más pura de la exaltación adolescente: ‘Teenage Dream’ de Katy Perry.

En ella Katy nos presenta la más legítima recreación de ese primer amor de los “diecitantos”, casi 4 minutos de absoluta euforia romántica llena del desenfado, la despreocupación y la rebeldía pero también la ternura y la vulnerabilidad de aquellos años en los que nada es imposible y todo parece tan sencillo como embriagarse en la playa o  bailar hasta morir. 

“Let's go all the way tonight
No regrets, just love
We can dance until we die
You and I
We'll be young forever”

Lo anterior acompañado por una ahora inconfundible parte de guitarra que comienza discreta y crece hasta explotar enérgicamente en el coro, así como unos sintetizadores que construyen la sensación de ensueño e hiper nostalgia; la primera da banda sonora a aquellos que viven la desenfrenada adolescencia, la otra trae entrañables recuerdos a aquellos que han despertado del sueño hacia la vida adulta. 

‘Teenage Dream’ es una canción pop perfecta, y específicamente es la canción Teen Pop por excelencia. El músico Owen Palllett explica en su análisis técnico, que el tema está compuesto con maestría y utiliza la síncopa y las cadencias armónicas inconclusas para crear tensión y expectativa e ingravidez. 

Como era de esperarse detrás de la composición, además de Katy y la letrista Bonnie Mackee se encuentra una mente maestra del  Teen Pop, Max Martin (Britney Spears, Backstreet Boys, NSync, etc.)  junto a dos de sus discípulos, Dr. Luke y Benny Blanco. ‘Teenage Dream’ podrá sonar auténtica e inmediata, pero en realidad fue resultado de un complicado proceso en el que existieron hasta 5 versiones del track.

La numerología.

Entre los reconocimientos que recibió “Teenage Dream” después de su lanzamiento fue llegar a la posición número uno dentro de la lista de los Billboard Hot 100. En total, 5 sencillos desprendidos del álbum al que da título alcanzaron esta posición, lo cual lo convirtió en la segunda producción en la historia en alcanzar este hito (Michael Jackson lo habría logrado en 1987 con “Bad”) y fue la primera producción encabezada por una mujer en conseguir este este logro. 

Portada del álbum "Teenage Dream".

Por parte de la crítica, Perry recibió siete nominaciones para los premios Grammy celebrados en 2011, de entre las que destacan “Álbum del Año” y “mejor interpretación vocal pop femenina”. Además la canción fue señalada por varios medios como una de las mejores de la década.

Comercialmente, el 20 de agosto del 2020 el álbum fue reconocido con un disco de platino por octava ocasión por la RIAA (Recording Industry Association of America). Esto se traduce a 8 millones de copias vendidas tan solo en Estados Unidos. 

De sueño adolescente a pesadilla adulta. 

Es innegable el éxito arrasador tanto del sencillo como de la totalidad de “Teenage Dream”, el cual a diez años de su lanzamiento sigue disfrutando de prosperidad en ventas y escuchas a través de las diferentes plataformas digitales. Sin embargo, a la luz de las acusaciones y la demanda por abuso sexual, físico y emocional interpuesta por Kesha en el 2014 hacia Dr. Luke, uno de los mayores partícipes en la producción de “Teenage Dream” y de una decena más de colaboraciones en el mundo del pop al lado de Pink, Avril Lavigne, Kelly Clarkson, y Jessie J, solo por mencionar algunas, tales cifras resultan terroríficas.

Dr. Luke y Kesha (2011).

Tras seis años de disputas en tribunales, el pasado febrero la jueza Jennifer G. Schecter condenó a Kesha a pagarle $374,000 dólares a Dr. Luke por inclumplimiento de contrato, luego de que la cantante intentara terminar su relación laboral con Sony Music y Kemosabe Records (compañía discográfica del productor). Sobre las acusaciones de violación, la juez dictaminó que la determinación deberá llevarse a cabo en la corte en un juicio separado. 

Tales acontecimientos resultan ser una confirmación de que la industria musical todavía carece u omite los mecanismos —éticos y legales— para detener y castigar a quienes han agredido la integridad de otra persona y, por otro lado, apoyar a las víctimas de dichos sucesos.

Esa confirmación toma tintes más oscuros al saber que tras años de luchas legales y una fuerte campaña mediática en favor de Kesha por parte de Taylor Swift y Lady Gaga, el productor continúa vigente a través de seudónimos y alianzas con disqueras, plataformas y artistas. Uno de los hits más recientes en los cuales participó fue “Say So” de Doja Cat. Pueden consultar aquí el listado de las canciones en las que él ha participado). 

En Océano Sonoro estamos totalmente en contra de las acciones del mencionado músico y aunque hemos decidido destacar esta canción como celebración del trabajo de Katy Perry y los demás involucrados en este gran acontecimiento de la música pop, preferimos no generar ningún tipo de ingreso o apoyo hacia Dr. Luke.

Como alternativa al streaming en plataformas y canales oficiales de ‘Teenage Dream’ (o de cualquier otra canción en la que Dr. Luke esté involucrado) que evidentemente generará ganancias hacia él, solo hemos encontrado una opción que no sea recurrir a la piratería ni a dejar de escuchar: La compra de sus álbumes de segunda mano. Por esta vía todo el valor monetario quedará en manos del antiguo dueño. 


Comentarios