Reseña: ‘Gaslighter’ de The Chicks I Por René Amador.


La música Country ha sido por muchos años uno de los mercados más fructíferos de la música en Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, a diferencia de otros géneros como el R&B y el Hip Hop, esta ha encontrado particularmente complicado salir de su nicho. Existen apenas algunos casos extraordinarios de artistas (Johnny Cash, Neil Young, Dolly Parton, Taylor Swift, Shania Twain, Kacey Musgraves) o sencillos (‘Achey Breaky Heart’ de Billy Ray Cyrus; ‘Breathe’ de Faith Hill, ‘Need You Now’ de Lady A) que han logrado colarse ante el público internacional. 

Sin embargo, el género cuenta con una tradición riquísima con innumerables leyendas y súper ventas como Willy Nelson, Reba McEntire, Tim Mcgraw, Blake Shelton, Miranda Lambert, Brandi Carlile y un largo etcétera dentro del que se encuentra The Chicks (antes conocidas como The Dixie Chicks), una exitosísima banda formada por Natalie Maines y las hermanas Martie Erwin Maguire y Emily Strayer. The Chicks lograron vender 33 millones de álbumes (27 de ellos tan solo en EEUU) y convertirse en algo cercano a grupo de culto para los amantes del Country Pop, además de llevarse elogios de la crítica y alzarse con los premios Grammy a Álbum del Año (‘Taking The Long Way’) , Canción del Año y Grabación del Año (‘Not Ready To Make Nice’)  en 2007, para después tomar un largo receso de 14 años.

(The Chicks, Grammys 2007)

Ahora que Taylor Swift es una de las más grandes estrellas internacionales; ahora que el Country ha logrado exitosamente abrir sus fronteras a la música alternativa y el indie gracias a Kacey Musgraves o Brandi Carlile y que las propias Chicks han hecho un aparición estelar en ‘Daddy Lessons’ del seminal ‘Lemonade’, parecía el momento idóneo para regresar al estudio. Sin embargo la gestación de ‘Gaslighter’ tuvo como combustible una experiencia mucho menos placentera: la infidelidad de Adrian Pasdar, ex esposo de la vocalista Natalie Maines, y el posterior divorcio, crisis familiar y la exhaustiva disputa legal que esto causó. A pesar de su colorida portada y el sonido pegajoso y luminoso, cortesía de el productor y co-escritor Jack Antonoff, ‘Gaslighter’ presenta uno de los más crudos, vulnerables y desoladores trabajos que nos ha entregado el 2020. 

El álbum abre con el tema titular, que hace referencia a la palabra "Gaslighter", un término utilizado para describir a una persona manipuladora que descalifica y hace dudar de sus creencias al otro para encubrir su errores. Un tema enérgico e iracundo que presenta explícitamente la temática del disco y en el que se encuentran, como a lo largo de todo el trabajo, grandes momentos líricos que hacen difícil la tarea de destacar solo algunos. 


“You thought I wouldn't see it if you put it in my face
Give you all my money, you'll gladly walk away
You think it's justifiable, I think it's pretty cruel
And you know you lie best when you lie to you
'Cause, boy, you know exactly what you did on my boat
And, boy, that's exactly why you ain't comin' home
Save your tired stories for your new someone else
'Cause they're lie-lie-lie-lie-lies”

Antes de continuar con los extremadamente personales y emotivos temas que se suceden en ‘Gashlighter’, es prudente destacar aquellos en los que brilla el optimismo y la resiliencia, porque no todo en la obra es la autocompadecencia. ‘Texas Man’ destaca por su efusividad y entusiasmo al cantar sobre la esperanza de volverse a enamorar y encontrar un hombre nuevo que le acepte con todo su bagaje emocional. ’Julianna Calm Down’ es un solemne tema que aconseja a las jóvenes mujeres allegadas al grupo a no perder los estribos ni la compostura ante una situación como la que vivió Maines, sino al contrario, no dejar que el otro les vea derrotadas puesto que al final superarán la experiencia.

Lejos de la historia de divorcio pero también cerca de la lucha contra el abuso y la injusticia está la espectacular ‘March March’, un tema de tintes marciales en apoyo a los movimientos sociales #BlackLivesMatter y #SayHerName con el que la banda continúa con su activismo político tras haberse ganado la censura y ser vetadas de los medios conservadores ante sus críticas a la administración de Bush y su repudio hacia la guerra de Irak. La decisión de cambiar su nombre a The Chicks también fue consecuencia de esto, al considerar que la referencia de su anterior nombre a la linea Mason-Dixon y su relación con la esclavitud de los afroamericanos era inapropiada y racista. 



El cover de Charlotte Lawrence ‘Everybody Loves You’ es una balada al piano que intenta explicar la confusión de crear malos sentimientos hacia alguien a quien alguna vez amaste tanto, sobre todo cuando es alguien aparentemente encantador como Adrian Pasdar, actor de doblaje. 

'Hope It’s Something Good’ es una canción dura que aun entre la amargura de la experiencia de perder un matrimonio de años encuentra la fuerza para esperar que el cambio sea para bien y desea que su ex pareja haya encontrado algo verdaderamente bueno.

Un núcleo de 5 canciones son las que ofrecen una mirada cercana y directa a la herida del corazón desgarrado de Natalie Maines. “Thights On My Boat” se deja llevar por el coraje y el enojo de ser víctima de una infidelidad y recita efusivamente que espera que Pasdar reciba su merecido por todo el daño que ha provocado. “My Best Friend’s Weddings” nos remonta a hace 20 años, cuando Natalie conoció a su futuro esposo en la boda de su mejor amiga y nos explica que ahora, tras ver a su mejor amiga contraer matrimonio de nuevo se ha dado cuenta que disfruta más su propia compañía que la de un hombre que pasó 20 años aprovechándose de ella y mintiendo.

“Met you at my best friend's wedding
There was something about you
You set off fireworks that evening
With a flicker of untruth

Jump twenty years, jump twenty years, twenty years, yeah
Lookin' back, in retrospect
I was never safe, I was never safe, still not safe, yeah
You'd torch me any chance you'd get…”

“I'm back here at my best friend's wedding
Yeah, she married again
I've never seen her look more happy
Guess from ashes, we can really grow”

“Young Man” es la pieza más devastadora del conjunto, siendo una conmovedora carta a sus hijos donde se disculpa con ellos por verlos inmersos en esta situación al mismo tiempo que les explica que deben tomar lo mejor de la adversidad y que a pesar de encontrarse en el medio de un fuego cruzado esta batalla no es suya y deben aprender a dejarla atrás.

“You're of me, not mine
Walk your own crooked line
I promise you'll be fine
Take the best parts of him
As your own life begins
Leave the bad news behind you

Young man
Take a good look at my life and
Try to understand
I've done my best the best I know how to
And my blues aren't your blues
It's up to you”

Cercana en emoción a la anterior se encuentra “Sleep at Night” en cuyos pre-coros se escriben letras tan fuertes que de no ser por el acompañamiento musical tan amable se convertirían en verdaderos martirios de escuchar. 


“My husband's girlfriend's husband just called me up
How messed up is that?
It's so insane that I have to laugh
But then I think about our two boys trying to become men
There's nothing funny about that…”

“Remember you brought her to our show at the Hollywood Bowl
She said, "I love you, I'm such a fan"
I joked that you can love me as long as you don't love my man
There's nothin' funny about that”

Finalmente, ‘Gaslighter’ termina con ‘Set Me Free’, un canto que implora por la emancipación y por la culminación de ciclos, haciendo una clara referencia a la larga disputa legal que rodeó al divorcio y que llevó a Maines a no poder hacer ningún tipo de declaración publica al respecto por ordenes legales, aunque si pudo mantener su derecho de ahondar en el tema través de su música.

No cabe duda que ‘Gaslighter’ es un álbum destacado, que es capaz de crear oro a partir de los restos de un corazón roto y que acierta en su decisión de valerse del pop y de uno de sus grandes exponentes actuales, Jack Antonoff (co-productor en ‘Melodrama’, ‘Masseduction’, ‘Reputation’, ‘Lover’ y ‘Norman Fucking Rockwell’) para renovar el sonido de The Chicks y para contrarrestar la sombría historia detrás de él. Quizá los logros musicales no se equiparen al sufrimiento del que surgieron, pero por lo menos con ‘Gaslighter’ The Chicks, aun tras tantos años en receso, demuestran que siguen siendo colosas del Country Pop y espero que con creces logren el reconocimiento internacional que el mundo les debe. 

(The Chicks, 2020)




Comentarios