Reseña: 'To Feel Alive' EP de Kali Uchis | Por Marlene Rivas.


Una de las fiebres más afortunadas que ha sucedido a raíz de la contingencia mundial por COVID-19 ha sido la remontada de la filosofía DIY (Do It Yourself) para la producción de conciertos en casa, transmisiones de noticias, entrevistas e incluso la producción de discos enteros (veáse el caso de Charli XCX).

La colombiana-americana Kali Uchis no se quedó atrás y después de haber anunciado el lanzamiento de un nuevo álbum y posponerlo, recientemente nos regaló un tentempié sonoro para la espera y cuya creación corrió enteramente a su cargo desde el confinamiento de su habitación. 


El sonido de esta producción corta funciona como un eslabón que conecta las dos atmósferas sonoras de sus producciones previas; Por Vida EP (2015) y Isolation (2018) y tal es la representación en la portada del álbum, donde la Kali de la era de Isolation realizando un cunnilingus a la Kali de la era Por Vida. Es decir, el álbum se remite hacia sonidos y construcciones más simples, mientras que las letras se dedican a explorar temas como la lejanía, la imagen femenina y el juego entre el poder y el deseo.

En este EP de 4 canciones que pasan apenas los 10 minutos, Kali hace gala de sus dotes para construir atmósferas que coquetean entre la hiper-sensualidad rodeada de arpegios sintéticos color pastel y cuya potencia recae en el uso de los reverbs y la repetición 
Hope this lasts a while and you never turn an enemy
I'm your little angel, make your stars align
Say I'm always on your mind, your mind, your mind
Your mind, your mind, mind, mind, mind (honey baby (SPOILED!))
y la entrega no endulzada de declaraciones en donde se reconoce como intrusa en un mundo donde no termina de encajar.

Don't believe what I read, got my own mind to think
Guess I'm a misfit, baby, they won't love all of me
I'm not the perfect pretty girl up on the magazine
With no opinions (TO FEEL ALIVE) 
 To Feel Alive resulta ser un fiel documento que representa el sentirse vivo en el extraño periodo que estamos atravesando, desde casa, enfrentándonos —entre otras cosas— a nosotros mismos y al concentrado de emociones y sensaciones que se suceden intrazables.

Comentarios

Publicar un comentario