Reseña: "Fetch The Bolt Cutters" de Fiona Apple I Por René Amador.

'Fetch The Bolt Cutters', 2020.

Fiona Apple irrumpió en el panorama musical a los 19 años con “Tidal” de 1996, un impresionante debut comprendido por canciones escritas durante su adolescencia. Desde ese momento nos ha acostumbrado a la excelencia a pesar de brindar su música a cuentagotas, en un principio por restricciones por parte de su disquera y en ultima instancia por la mesura de una autora que no va a compartir ninguna obra hasta que esta sea inmaculada.

'Tidal', 1996.

Musicalmente “Fetch The Bolt Cutters” es una evolución coherente de sus obras anteriores, presentando sus ya características composiciones al piano, instrumento que domina a la perfección y en el que siempre ha estado más cómoda como intérprete. Las percusiones que han tenido cada vez más cabida en sus proyectos, aquí ejercen un papel de protagonismo. 

En una casi profética maniobra Fiona se entregó a un periodo de reclusión en su propia casa, donde se encargó de grabar y producir el álbum completo a través de herramientas tecnológicas así como los elementos más rudimentarios. El resultado, además de ser un disco lleno de improvisación y espontaneidad, es un trabajo íntimo, repleto de sonidos ambientales (como sonidos de mascotas, por ejemplo) que dan la sensación de cercanía palpable en cada track.

Fiona nunca ha sido un personaje sumiso, al contrario ha sido una de las artistas más francas que ha dado la industria. Mítico es su discurso de aceptación del premio a  Mejor Artista Nuevo en los VMA’s de 1997, donde atacó fuerte y acertadamente a la industria que le estaba abriendo las puertas. También es destacable la manera abierta en que la artista ha expresado su temprana experiencia de abuso sexual, su salud mental o sus problemas con el abuso de sustancias. Si en principio su deliberada sinceridad le provocó críticas, ahora la ha convertido en una de las autoras más respetadas tanto artística como éticamente. 


En “Fetch The Bolt Cutters” Apple va mucho más allá de su constante nostalgia e ironía, sus desgracias amorosas o sus inseguridades ante el mundo. En esta nueva obra encontramos a una intérprete empoderada, fúrica y filosa, dispuesta denunciar todas aquellas cosas que le enervan y de las que ha sido víctima tanto en su vida personal como en su desarrollo profesional. Sin embargo, alejándose del victimismo, en “Fetch The Bolt Cutters” Fiona ha pasado de ser víctima a —más bien— ejercer el papel de una juez severa preparada para enviar culpables a la guillotina.


El track titular habla sobre los daños e inseguridades que dejaron los años de adolescencia en los que fue bulleada, humillada, alienada y ridiculizada, pero una vez más, antes de lamentarse Apple canta optimista “Busca las pinzas corta cadenas, he estado aquí mucho tiempo”, en clara alusión a deshacerse de los complejos que le han llevado a vivir prisionera (incluyendo un exquisito guiño a Kate Bush y su clásico “Running Up That Hill”). 

“Shameika” trata sobre cómo entre todos los compañeros que siempre la menospreciaron por ser diferente, las palabras de aliento de una colega del colegio llamada Shameika, quien le dijo que “tenía potencial”, se quedaron con ella toda su vida. 

“Relay”, una de las más magistrales composiciones del álbum, postula que “El mal es una carrera de relevos cuando el que ha sido quemado voltea a pasar la antorcha… y sé que si te odio por odiarme habré entrado en la carrera interminable”; Esta pieza destaca por ser la primera vez en muchos años en que Fiona se permite sentir enojo hacia su agresor sexual, canalizando su ira sobre Brett Kavanaugh, un juez de la suprema corte de justicia cuya principal defensa ante las denuncias de acoso sexual en su contra fue alegar que su vida era demasiado perfecta como para ser arruinada por dichas acusaciones. 

“For Her” es otra composición que denuncia los actos de violación con una frase tan contundente como “Me violaste en la misma cama en que nació tu hija”.  “Rack Of His”, “Newspaper”  y “Ladies” versan sobre el papel que los hombres juegan sobre las inseguridades y las rivalidades entre las mujeres, especialmente tras rupturas amorosas e infidelidades.  “Heavy Balloon”  describe el sentimiento de pesar que oprime a las personas con depresión. 
 

“Fetch Thee Bolt Cutters” fue un proyecto creado en aislamiento incluso antes de que el aislamiento fuera obligatorio por una crisis sanitaria. Un trabajo que busca alzar la voz manifestando enojo, no tanto de una forma agresiva pero si irónica, ante las injusticias que se callan y se han callado a través de la historia. Pero de manera más importante, es el manifiesto de una autora madura capaz de liberarse de sus tragedias, una que ya ha vivido la catarsis y que grita como mantra "¡Busca las pinzas, has estado encadenada por mucho tiempo!”.

Comentarios