YoxTi, TúxMi: 'El viaje de Copperpot' de La Oreja de Van Gogh | Por Marlene Rivas.

LOVG - 'El viaje de Copperpot' (2000).

Recuerdo perfectamente la primera vez que escuché -conscientemente- una canción de La Oreja de Van Gogh (LOVG). Fue un sábado, en un trayecto en el coche familiar, estábamos escuchando la radio y de pronto todo se congeló para dar paso a los acordes hiper-nostálgicos y azules de ‘Paris’. Lo recuerdo bien porque fue también la primera vez que sentí la nostalgia invadiendo mi cuerpo de niña, de saber que estaba sola, en una ciudad que no me gustaba del todo y que extrañaba mucho a los míos. 

Veinte años han pasado desde que LOVG lanzó ‘El viaje de Copperpot’ y el sentimiento de hiper-nostalgia embebido en los acordes de ‘Paris’ y en otras gemas del disco sigue intacto. 

La banda donostiarra logró en su segunda producción musical capturar de la manera más fiel, una amplia paleta sentimental en variados y puntuales acordes y ritmos. Con una conformación típica de banda rock-pop con guitarras, bajo, baterías, pianos y sintetizadores, se mueven con hábil destreza desde jingles dance desenfadados hasta baladas melancólicas, siendo cada uno de los tracks, meticulosamente trazados desde su concepción sonora por Pablo Benegas (guitarrista y compositor), Xabi San Martín (tecladista y compositor), Amaia Montero (vocalista y compositora) y la dirección musical del inglés Nigel Walker (Nacha Pop, Hombres G, El canto del loco).

LOVG (2000).
El álbum conformado por 12 tracks y un track oculto, en su mayoría compuestos por Montero, San Martín y Benegas, logró un equilibrio perfecto entre matices sonoros, profundidad lírica y accesibilidad no solo al mercado europeo, sino al latinoamericano, traduciéndose esto en el lanzamiento de 8 sencillos y la venta de más de 2.5 millones de copias vendidas alrededor del mundo. 

El álbum abre con ‘Cuidate’, una canción divertida que va del pop-rock al reggae y que es una nota pisa-y-corre de confesión y despedida. 


Luego le sigue la colorida ‘Soledad’, en donde con un susurro sombrío le pide tregua a su incondicional compañera y funcionando como preámbulo para la mítica ‘París’, la canción de nostalgia, de vacío y de extrañamiento por excelencia y crudeza. 


En ‘La playa’ y con los ánimos más sosegados pero igual melancólicos, se canta a la terrible coexistencia del deseo y la imposibilidad y de la cual surge la inolvidable promesa encriptada en el imaginario romántico hispano

[...]
te voy a escribir la canción más bonita del mundo
voy a capturar nuestra historia en tan solo un segundo
y un día verás que este loco
de poco se olvida
[...]

En ‘Pop’ con un inicio desenfadado con sintetizadores color pastel narran la historia fallida del eterno aspirante al éxito, en cualquiera de sus escenarios. Luego ‘Dicen que dicen’ siguiendo el mood divertido, se canta sobre todos aquellos “vegetales” que tienen efectos tónicos sobre la creatividad y la percepción.


Regresando a los compases lentos, ‘Mariposa’ es una de las canciones más vulnerables, hablando sobre la miríada de intentos fallidos antes de que el el revoloteo de la casualidad cambie la dirección del destino hacia rumbos más favorables. 



Luego ‘La chica del gorro azul’, una fábula sobre un amor fugaz y después ‘Tu pelo’ una declaración surgida del núcleo del enamoramiento

[...]
Vamos a prometer
Algo que nunca vayamos a romper
[...]

En ‘Tantas cosas que contar’ es la explosiva voz de la optimista segunda oportunidad, deseando que esta vez, sea la vez. Luego, ‘Los amantes del círculo polar’ una confesión azul marino de un romance ido a menos. 

Finalmente llega ‘Desde el puerto’, escrita a una silueta dibujada por un desesperado narrador que la colorea de tonalidades grises para despedirse de ella y entrelazándose con ‘Tic tac’ fija la nueva hora para comenzar otra vez la aventura del amor. 

La banda de San Sebastián nos regaló un cancionero entrañablemente policromático que -de alguna u otra manera- ha pinceleado el mural de nuestras vidas, poniendo un color por aquí y una sombra por allá y cuyo brillo sigue a pesar del paso de los años. 

Comentarios