Violator - Depeche Mode (1990) [30° Aniversario] | Por Marlene Rivas.

Violator - Depeche Mode (1990)




Depeche Mode es una de las bandas que ha pasado a los anales de la historia musical por forjar un sonido único; caracterizado por el uso de sintetizadores y secuenciadores lúgubres pero con una potencia intrínseca apabullante, un fuerte contenido lírico; que bien pudieran ser tratados sobre el lado oscuro del corazón humano y presentaciones en vivo magistrales gracias a la experiencia y pasión de cada uno de sus integrantes; Dave Gahan (vocalista), Martin Gore (principal compositor lírico y musical), Andrew Flether, Vince Clarkey por muchos años Alan Wilder.

Depeche Mode (1990).

La obra que los encumbró como una de las mejores bandas de la segunda mitad del siglo pasado –no solamente en términos comerciales, sino de producción y ejecución en vivo– fue 'Violator', su séptimo álbum de estudio lanzado el 19 de marzo de 1990.

Una de los rasgos que más sobresalen, es la vigencia sónica de producción. A pesar de que han pasado 30 años y el mundo –también el musical– ha cambiado de manera vertiginosa y extraña  la producción se sigue manteniendo de pie grácil con el paso del tiempo debido a su composición visionaria. 

El álbum comienza con 'World In My Eyes' la cual va directa y potente. Liberando poco a poco una confesión de sensualidad y de oscura coquetería y que funciona como la carta de presentación de toda la producción. Luego llega 'Sweet Perfection' que habla sobre la obsesión de  encontrar, vivir y retener todo aquello que de placer.



'Personal Jesus' es una de las canciones más famosas y reversionadas de Depeche Mode a lo largo del planeta y a lo ancho de los géneros, desde Hilary Duff hasta Marilyn Manson han hecho sus propias versiones del track. 

Sin embargo, uno de los más sobresalientes y emblemáticos es el que realizó Johnny Cash para su última producción.


Un track conformado por un riff icónico de guitarras, una base oscura de sintetizadores y una mezcla de batería y cajas de sonidos... el tema habla sobre la cercanía y la complicidad de encontrar a alguien o algo con quien uno pueda encontrar aliento y tregua, una especie de confesionario personal. 

En 'Halo' se habla sobre la culpa que persigue como si fuera sombra y sobre la inexplicable fuerza que surge para romperla.



'Waiting For The Night' brilla por su estilo onírico moldeado por sintetizadores delicados y la voz de Gahan contenida pero siempre potente. Una de las canciones más tranquilas y optimistas del álbum, sin dejar atrás los clarososcuros.

'Enjoy The Silence' uno de los tracks en donde la producción reluce y la maestría en la composición lírica es evidente. La ironía de disfrutar la estática sin más ni más, sin música y sin palabras en un mundo hiperconectado.


En #TemazoThursday le dedicamos un espacio especial a tan memorable track. 

'Policy Of Truth' funciona como un recordatorio irónico de aquella manifestación tan humana: el autosabotaje.


'Blue dress' catalogada por el mismo Gore como perversa, una historia que enaltece a un objeto (un vestido azul) y en consecuencia objetiviza a una persona (quien lo porta). Sin duda, una de las canciones cuyo significado sí ha sido modificado a lo largo de los años y arroja más luz sobre el intrincado funcionamiento de la maquinaria del machismo.

'Clean' hace un guiño sonoro a Pink Floyd y cierra el álbum con una confesión más: la de reconocerse limpio después de una racha de tropiezos, excesos giros erráticos en la linea de la vida.

9 canciones brillantemente compuestas y producidas conforman 'Violator', uno de los discos más introspectivos y aventureros de la cara oscura del corazón y cuyas reflexiones e interpretaciones siguen vigentes y con eco, signo de una obra que surgió de la honestidad brutal de verse a uno mismo y que sigue y seguirá conectando directo al centro del espíritu humano.








Comentarios