YoxTi, TúxMi: What's the 411? de Mary J. Blige | Por Marlene Rivas.

Mary J. Blige - What's the 411? (1992).


Quizás exista un sentimiento más grande que el amor y es ese que uno tiene justo cuando uno se encuentra fuera del amor: la nostalgia. Cantando sobre esto es como comienza WT411. Esa parte después del final de las historias de amor que lo persiguen a uno cual si fueran fantasmas con el objetivo de alojarse en uno por tiempo indefinido.

Uno de los elementos que logran hacer encajar esta narrativa de manera perfecta es la mezcla brillante que Mary hace entre esa poderosa voz de soul y beats de hip-hop y R&B y que marca un parteaguas innegable para el desarrollo de estos géneros y su contribución al pop de los años venideros.

Después de haber abandonado  todas esas pieles fantasmas de los amores pasados y en una progresión motivada por una ingenua pero genuina curiosidad, en el track 3 ‘Real Love’ Mary le canta a un futuro amor y  le pide que tenga una conformación real, que ya no sea fantasma. Veinte años después Frank Ocean retomaría el estribillo en ‘Channel Orange’ para ‘Super rich kids’ y hacer la misma plegaria pero ahora en un entorno adornado de ostentosos -y aún así vacíos- excesos.


En 'You remind me' aparece la esperanza de haber por fin encontrado a alguien que nos recuerda a algún amor que dejó una huella profunda pero con la cualidad de ser alguien totalmente ajena y de quién surgen los primeros indicios de que tal este sea el real.

Luego en 'Sweet Thing', la mitad del disco y probablemente una canción que se alojaría también a la mitad del corazón, Mary le canta al amor encontrado y encarnado, ese que renueva la piel y nos hace querer transmutar a cualquier cosa que lo alimente y lo mantenga vivo.

A partir de ‘Love no limit’ se va cerrando el círculo que comenzó en la nostalgia, pasó por la emoción extática y llegó triunfante hasta ‘My Love’, cantada desde la cima de la seguridad del amor propio y la consciencia de poseer algo único y puro.

Mary J. Blidge (1992).
WT411 es, de inicio a fin, un legado no solo para el hip-hop y el R&B sino para el pop e incluso el rock al mezclar con amplia maestría extremos que parecían ajenos. Lo profundo con lo bailable, lo serio con lo sensual, el discurso directo con la cubierta dulce. No imagino el mundo actual con referentes como Beyoncé y Rihanna de no haber existido un antecedente como WT411?

Comentarios