La forma del amor, un mixtape por René Amador.



¿Qué es el amor? Una pregunta sobre la que se han escrito innumerables respuestas; una búsqueda a la que artistas, poetas o filósofos por igual le han dedicado toda una vida sin llegar a la certeza. Hay quienes creen que el amor no tiene definición por que no existe, mientras otros pensamos que es un concepto tan grande y universal que es imposible ponerlo en palabras. Y es precisamente porque no me alcanzan las palabras que compilo esta selección de canciones para tratar de explicar esa extraña cosa llamada amor, por que si de algo estoy seguro es que de la música he aprendido tantísimo del amor como el amor me ha enseñado muchísimo de la música.


El amor es entrega, es compromiso, es mantenerte al lado de quien amas hasta en los momentos más bajos de la vida, es abrazarle en lo más hondo y levantarle cuando toque fondo (“By Your Side”, Sade); también es hacer juntos del mundo un lugar mejor, darle simetría a las irregularidades de la vida (“Simetría”, Ases Falsos), transformar este planeta y sus defectos en el cielo mismo estando juntos (“Just Like Heaven”, The Cure). 

Amar, por supuesto, va más allá de los sentimientos conyugales: Amar también es agradecer a ese miembro de tu familia por todas las veces que te ha sacado de la derrota y por aquellas otras en las que te ha acompañado al llegar a la meta (“Because You Loved Me”, Celine Dion). Amar es extrañar a los que se encuentran lejos o simplemente ya no están (“Mother”, Kacey Musgraves).

El amor también recibe el nombre de amistad y cobra vida cuando damos todo por apoyar a nuestros amigos sea verano o invierno, lejos o cerca (“You’ve Got A Friend”, Carole King). Es vivir las mejores travesuras y las más grandes desventuras que se quedarán para siempre en nuestra memoria con aquellos que se transforman en nuestra segunda familia (“All My Friends”, LCD Soundsystem). 

El enamoramiento incluso puede tener como objeto sujetos intangibles, siendo la música el mejor de los ejemplos. Amar es entregarse a las canciones, a las melodías, a los discos (“Thank You For The Music”, ABBA),a las vibraciones, al sentimiento de unidad que miles de personas generan al corear y contonearse al ritmo de una misma canción (“Vocal”, Pet Shop Boys). 

Sin embargo existe un tipo de amor indispensable, el amor más grande de todos: El amor por uno mismo; El caminar con la frente en alto al saber lo que somos, amarlo y lucirlo con orgullo (“The Greatest Love of All”, George Benson). El sabernos completos y absolutamente independientes, sin necesitar a nadie más que a nosotros mismos para ser felices (“Holy”, Jamila Woods).

A fin de cuentas el amor es un sentimiento incontrolable, que nos puede llevar al deseo apasionado (“This Is Love”, PJ Harvey), al éxtasis y al desenfreno (“I Feel Love”, Donna Summer”) o a la más profunda paz y serenidad espiritual (“Nothing Fails”, Madonna).  

Comentarios