Reseña de 'The Slow Rush' de Tame Impala I Por René Amador.

Tame Impala - The Slow Rush (2020).




El cuarto álbum del proyecto liderado por Kevin Parker no arriba ligeramente. El australiano tiene en su repertorio tres álbumes unánimemente aclamados, que representan uno de los cuerpos de trabajo más consistentes e influyentes de la década pasada. The Slow Rush lucha contra expectativas altísimas, por ello es entendible que ante tal presión Parker haya tardado 5 años en terminarlo.

Quizá ante esa misma presión es que Tame Impala haya decidido modificar más bien poco su fórmula: Psicodelia, loops infinitos, sintetizadores, reverb excesivo y mucha grandilocuencia siguen presentes. Temas como “Instant Destiny”, ”Lost In Yesterday” o “It Might Be Time” podrían tener cabida en sus anteriores entregas sin ningún problema. 


Sin embargo son los pequeños detalles los que salvan a The Slow Rush de la predecibilidad. En los cinco años desde Currents, Parker ha entrado a las grandes ligas de la música colaborando con Lady Gaga, Mark Ronson y Kanye West o siendo versionado por Rihanna en su disco de consagración (Anti). En este nuevo álbum podremos encontrar todos los elementos constitutivos del sonido Tame Impala por excelencia, pero son los pequeños destellos de música Disco, Pop, R&B o House los que sazonan un trabajo que de otra manera perecería entre la monotonía y lo repetitivo. 



Posthumous Forgiveness” es casi una producción clásica de Kanye con ese loop de tintes setenteros que simula uno de los habituales sampleos de Soul que caracterizan los trabajos emblemáticos de West, el riff de piano de “Breathe Deeper” parece directamente sacado de un clásico de House de los 90’s, en los primeros segundos de “Tomorrow’s Dust” casi se intuye que va a iniciar “Gimme You Love (Love Song)” del seminal Superfly de Curtys Mayfield; “is It True” por su parte podría ser una colaboración Disco con Mark Ronson o Nile Rodgers. 



Estos nuevos elementos son los que apoyan a Tame Impala para aprobar la quinta entrega, aunque también evidencian la necesidad de un cambio más contundente. The Slow Rush debe reflejar los primeros pasos fuera de la zona de confort del grupo australiano, para ser sucedido por una verdadera exploración hacia terrenos desconocidos. 

Comentarios