Las dos caras de King Princess: 'Cheap Queen'. | Por Marlene Rivas.


 King Princess - Cheap Queen (2019).
Si hace 10 años alguien se hubiera atrevido a asegurar que para estos días contaríamos con un abanico de actos y bandas que desafiaran abiertamente las rígidas etiquetas sociales en cuanto a orientación sexual y roles de género yo hubiera apostado por lo contrario. Claramente habría perdido a lo grande.

Artistas como Sam Smith, Christine and The Queens , Janelle Monáe, St. Vincent y la misma Lady Gaga son solamente algunos ejemplos de quienes han integrado narrativas más honestas y más amplias a sus producciones, modificando el universo pop en uno aún más basto y arriesgado para tocar cualquier tema desde una perspectiva menos polarizada.

A este universo se integró Mikaela Straus ーmejor conocida como King Princess. Ya desde el nombre podemos obtener una pista sobre su persona y su obra: desenfadada, incendiaria y firme. Si comentamos la portada de su álbum debut podemos añadir un par de adjetivos más: fluida, temeraria y expansiva.

King Princess (KP), de 21 años de edad, lanzó su primer sencillo ‘1950’ en 2018 y tuvo una recepción brutal. Su carta de presentación fue una balada con una melodía certera de piano y guitarra y abre con una declaración contundente y tierna a la vez y desemboca en una historia de amor no correspondido entre dos mujeres desarrollada entre luces y sombras.

'Make my bed' (EP).



 [...]
I hate it when dudes try to chase me,
but I love it when you try to save me
‘cause I’m just a lady
[...]






Posterior al lanzamiento de su primer EP ‘Make my bed’, Straus se embarcó en la producción de su primer disco bajo el ala del productor diamante Mark Ronson ーquien trabajó con Amy Winehouse, Lady Gaga y Kevin Parker de Tame Impala, solo por mencionar algunosー tras firmar en su sello Zelig Records.

Cheap Queen’ cuenta con 13 tracks que continúan hablando con intensidad, inocencia y arrebato puro sobre estar enamorado, tener el corazón roto, sentirse empoderado y luego solo y desencantado. KP pinta con maestría el collage de emociones de la juventud y se despreocupa de entregar un producto que cuide los límites entre géneros musicales o cualquier cosa que encaje perfectamente en una definición, encontrando así tanto baladas pop, como interludios de rock en donde hace muestra de su predilección y ejecución con la guitarra eléctrica, además de R&B e incluso dream pop a lo largo del disco.

El disco se podría dividir de manera generalísima en dos partes que se entremezclan caprichosamente. La primera parte, conformada por baladas que dejan ver el lado más crudo del corazón de Straus al explorarse en el fin de una intensa relación romántica.

Tough on myself’, ‘Homegirl’, ‘Isabel’s moment’, ‘Watching my phone’ ‘Ain’t together’ y ‘If you think is love’  brillan por su sencillez al utilizar una conformación básica de guitarra y piano pero incluyendo secciones semielectrónicas que pasan por el dream pop, destellos guitarreros de grunge y loops de R&B.

La letras a lo largo del disco dejan ver el sello y genio de la joven autora, mostrando al mismo tiempo sensibilidad y ferocidad. Una muestra de ello está en 'Homegirl' en donde desfila al borde de una relación altamente atractiva pero potencialmente dañina.

[...]
And I don’t wanna be like them, with you
But you still look at me like him
and you taste like danger but I feel so safe in your arms
[...]

Por otro lado se encuentran los tracks más alegres que integran pop y funk llenos estrobos, ejemplo de ello son ‘Cheap Queen’, ‘Prophet’ y ‘Hit the back’. En este extremo, KP libera su lado más amable sin dejar de lado la osadía. No es una coincidencia que ‘Hit the back’ haya sido aclamada en el internet como el himno perfecto para los bottoms.

‘Cheap Queen’ es un documento que destaca por su brutal honestidad y sensibilidad, que se pavonea en un universo que puede ser igualmente excéntrico o simplísimo y que no está atado a ninguna convención.  Sin duda un bastión que expande aún más el universo pop y que hace lucir al futuro como algo increíblemente emocionante. 

Comentarios