Cierre de la gira de 'Norma' de Mon Laferte: La belleza de ser y dejar ser. | Por Marlene Rivas.

Mon Laferte (2020)
Ver a Mon Laferte en vivo es entrar en los confines de un ser salvaje y observarle de cerca en cada momento, desde su caminar tranquilo haciendo gala de todos sus colores, pasando por el jugueteo ingenuo, hasta el ataque furioso y preciso lleno de garras y colmillos.

El escenario del Palacio de los Deportes fue el hábitat elegido para realizar el cierre de la gira 'Norma' el pasado sábado 18 de enero.

Alrededor de las 20:40 horas, las trompetas y percusiones de 'Por qué me fui a enamorar de ti' fueron las encargadas de inaugurar la velada y sacudir a los espectadores a base de salsa. Luego siguieron 'Ronroneo' y 'Cumbia para olvidar'. Después bajo un juego seductor de luces rojas y pestañeos coquetos llegó 'No te me quites de acá'. Más tarde, la primera balada de la noche llegó con 'Quédate esta noche' y 'Funeral' concluiría la primer parte dedicada enteramente a 'Norma', el último álbum de la cantante y por el cual la gira lleva su nombre.

Dicha introducción fue la muestra más clara de la expansión musical de Mon en los últimos años, esto al integrar una sólida sección de vientos, percusiones y cuerdas a la conformación básica de un acto pop y al mismo tiempo moverse con gracia entre salsa, cumbia, tango, flamenco, bolero, rap y reguetón.


Posteriormente y dando un salto a 'Volúmen 1' –el álbum parteaguas de su carrera– llegaron 'Amor completo', 'Si tú me quisieras' y 'Bonita'.

Uno de los momentos más entrañables llegó con un bloque acústico a guitarra, voz y mezcal, tal como si estuviera en una pequeña reunión de amigos, ahí en medio del escenario y rodeada de 14,000 personas, Laferte nos regaló versiones más íntimas de canciones como 'El cristal', 'Caderas blancas'  y 'Primaveral'.


Luego comenzó el bloque más emotivo de la noche con 'Mi buen amor' a dueto con Joy Huerta (de Jesse y Joy) imprimiendo una nueva dimensión de ternura y melancolía a la canción. 

Joy Huerta y Mon Laferte (2020)

Luego vino la explosiva 'Mambo' que preparó el terreno para la ultraexplosiva e incendiaria 'Plata ta ta' acompañada de Guayna y Yalitza Aparicio quien sostenía una cartulina con un mensaje en favor de la igualdad y el respeto.

Guayna, Yalitza Aparicio y Mon Laferte (2020)

Siguiendo el hilo festivo llegó un combo de paroxismo con 'Amárrame', 'El beso', 'No te fumes mi mariguana' y 'El diablo'.

Después de una breve pausa y un cambio de vestuario a un elegantísimo vestido blanco acompañada de su ya icónica rosa roja, con una certera presentación por parte de Mon «el mundo está cambiando» y el escenario se llenó con la presencia de 60 mujeres creadoras, entre ellas Paz Court y Marcela Viejo y con el acompañamiento de cajones de percusión cantaron "Cucurrucucú paloma".


Las muestras más potentes del poderío vocal e interpretativo llegaron con la dramática 'Tormento' y la colosal 'Antes de ti'.


El cierre de la gira llegó con –la igualmente desgarradora y catártica– 'Tu falta de querer' cantada al unísono por miles de voces y coloreada por los flashes en verde, blanco y rojo alrededor del Domo de cobre.


Drama, intensidad, teatralidad, coraje, visceralidad, ternura, vulnerabilidad, rebelión, honestidad y pasión son solo algunos de los elementos que se encuentran plagados tanto en la música como en la persona de Mon Laferte y que nos recuerdan la belleza y la libertad de ser y dejar ser.

Texto por: Marlene Rivas.

Fotos por: Naza PF.