Beach House - Teen Dream (2010) [Décimo aniversario] | Por Marlene Rivas.


Teen dream: El sueño de una noche de verano adolescente por Marlene Rivas.

Escuchar Teen dream de Beach House a los 17 años fue una bomba de emociones para expandir la percepción. Por un lado, los paisajes sonoros, con fondos de nostalgia, lagunas de reflexión y momentos soleados de esperanza a cargo de Alex Scally, mientras que por otro lado, la voz y letras de Victoria Legrand le colocaban las sombras, el contraste y los tonos azulados a cada una de las 10 canciones que conforman el álbum.

Beach House - 'Teen Dream' (2010).

A través de la la imaginería propuesta, un corazón adolescente aún tierno y poco sacudido se preguntaba qué era esa sensación de soledad, calma, arrebato y extrañamiento que le producía el disco.

10 años después, con el corazón un poco menos tierno por un par de sacudidas pero con la  convicción de mantenerse en el estado más puro posible en el interior, esa adolescente revisita una vez más el 'Teen dream' para tratar de develar sus misterios.

Alex Scally y Victoria Legrand.

‘Zebra’, el primer track abre con un emotivo arpegio de guitarra, coros marítimos y la andrógina y apabullante voz de Legrand, una contralto que llena todo el espacio auditivo de fuerza y suavidad al mismo tiempo.

Después llega ‘Silver soul’ un concentrado de melancolía por la separación de dos amantes y cuyo llanto y corazón roto son  representados por las guitarras y los sintetizadores.

‘Norway’ comienza con una percusión potente y una progresión vívida entre guitarras eléctricas y un órgano lo-fi de fondo, el cual le da un sentido rústico al sonido y hacia el final, la voz de Legrand crece tanto que llena todo el espacio con ella.

Portada del sencillo 'Norway'.
Siguiendo el ritmo y la profundidad de las percusiones de ‘Norway’, llega ‘Walk in the park’, uno de los diamantes del disco que brilla con más fuerza en la oscuridad. Los entretejidos de guitarra, sintetizador y batería crean una atmósfera de colores pastel mientras que la voz y las letras de Legrand le colocan un filtro sombrío al contarnos la historia del fantasma de un amor.

The hand that you sometimes hold
Doesn’t do anything
The face that you see in the door
Isn’t standing there anymore

De la misma mina llega ‘Used to be’, un himno a la nostalgia y a la despedida y que funge como el punto de quiebre del disco a partir del cual Scally y Legrand permiten desbordarse musical y líricamente y hacer despliegue de su intrincada conexión musical, regalandonos atmósferas que van de lo borroso a lo etéreo sin cortar su hilo estético.

Es así como llega ‘Lover of mine’, track que abre con un intro hipnótico de sintetizador que se vuelve desgarrador al momento en que Victoria recita la primera línea de la canción

You hear my cry, love of mine

Este es quizás uno de los ejemplos más claros de la exploración pluridimensional de la banda. En este caso, la letra va sobre un monólogo que bien puede ser dirigido a un interlocutor que se aleja o uno mismo. En el monólogo, Victoria explora los alcances de la libertad ante la infinidad de posibilidades y caminos que ofrece la vida, sin esconder al duende de la responsabilidad que hay detrás de cada decisión.

Youngest fire, you decide
you decide, what is right

Luego llega ‘Better times’ que es al mismo tiempo un tranquilo lamento por  momento mejor en el pasado y un ensordecedor susurro que anuncia el final del camino y la necesidad de transitar hacia un mejor lugar emocional.

‘10 mile stereo’ es una balada explosiva que se aferra a la esperanza de continuar el camino con alguien que ya partió y se esconde en el ocaso del horizonte.

Luego ‘Real love’, un himno desgarrador sobre la imposibilidad de coincidir en tiempo y espacio con el amor.

Finalmente el álbum cierra con el track más emocional y representativo de la nostalgia, angustia, anhelo y esperanza diluidas en un mezcla sónica de destellantes sintetizadores y sólidas bases rítmicas. ‘Take care’ es una promesa eterna para los amores etéreos, imposibles de asir y que aún así se almacenan en cada recoveco.


Teen dream es un salto hacia lo más oscuro y frágil del corazón, hacia sus etapas de conformación y reconformación y que al final de la expedición nos recuerda que dicha empresa vale la pena, simplemente por intentar alcanzar la otra arista, esa en la que los devenires ya no duelen tanto, esa en donde las inexactitudes del tiempo y el espacio no existen, porque el tiempo es interminable y el espacio se acaba en el horizonte, esa donde el corazón siempre se mantuvo joven y todo es posible y fácil, esa donde todo es un sueño adolescente.

El legado de Beach House se puede ver, además de todo, en el surgimiento de actos que se permiten expediciones hacia territorios cada más íntimos y extraños y no tienen miedo de encontrarse vulnerables o expuestos. Muestra de ello ha sido la inspiración para bandas como Cigarretes after sex o M83 o el uso de samples de canciones de Beach House por parte de The Weeknd y Kendrick Lamar.

The Weeknd - 'The party and the after party' (con sampleo de 'Master of  none'). 


Kendick Lamar - 'Money trees' (con sampleo de 'Silver soul').



Comentarios